Primera carta encontrada.

La libertad no puede ser reducida, o es absoluta, total, e infinita, o no es libertad. No me lo preguntaste pero creo que la única libertad posible es la que sucede en el teatro de la imaginación. Solo la imaginación puede ser absoluta, total y libre, y el libertador es el mismo opresor en la medida que sus decisiones lo determinen para un lado o para el otro. Por lo tanto ser libre es una desicion – me dijo alguno alguna vez – pero además de eso, lo interesante en serio es lo que ocurre en el fondo – porque siempre hay un fondo- no querer lo que tienes en frente, la mayoría del tiempo se trata de no ser capaz de sonreír con la misma facilidad mecánica del resto, de desear – una y otra vez como la coca sabes – siempre algo de más o algo de menos; la imaginación – y por supuesto la libertad – es posible cuando ponerse de acuerdo es imposible.

image

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Primera carta encontrada.

  1. por eso hay relaciones y situaciones que solo pueden ser imaginarias, porque son tan libres, que no caben en el mundo real

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s